Skip to Content

Legal study for the accession of Euratom to the Paris Convention on third party liability in the field of nuclear energy

Informe elaborado por la firma de abogados Gómez-Acebo & Pombo para la Dirección General de Energía y Transportes de la Comisión Europea en virtud del contrato marco TREN/CC/01-2005 (Lote 1: actividades de asesoría legal).

Trata la posible incorporación de la Comunidad Euratom al Convenio de París sobre responsabilidad civil en materia de energía nuclear.

La regulación de la responsabilidad civil en el campo de la energía nuclear no está armonizada en la actualidad en la Unión Europea. En Grecia y Portugal es de aplicación la versión originaria, de 29 de julio de 1960, del Convenio de París, de la Agencia para la Energía Nuclear y la OCDE. En Bélgica, Dinamarca, Finlandia, Francia, Alemania, Italia, Países Bajos, Eslovenia, España, Suecia y el Reino Unido se aplican el Convenio de París de 1960 y el Convenio de Bruselas de 1963, complementario del anterior. Se espera que estos países se incorporen, a medio plazo, a las enmiendas a ambos convenios introducidas por el Protocolo de 12 de febrero de 2008. austria y Luxrmburgo firmaron el Convenio de París de 1960, pero nunca lo incorporaron, por lo que en estos países únicamente es de aplicación la regulación nacional. Tampo se aplica ningún convenio en Irlanda, Chipre y Malta, donde, del mismo modo, sólo es aplicable la legislación nacional. En Bulgaria, la República Checa, Estonia, Hungría, Lituania, Polonia y Eslovaquia rige la versión original del Convenio de Viena de 1963, firmada bajos los auspicios de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA). En Letonia y Rumania se aplica la versión revisada en 1997 del Convenio de Viena. Además, Rumania es el único estado miembro de la UE que ratificó el Convenio de Compensación Complementaria de Daños Nucleares de 12 de septiembre de 1997, firmado bajo los auspicios de la AIEA que, no obstante, aún no ha entrado en vigor. En 1988 se concluyó un Protocolo Conjunto relativo a la aplicación del Convenio de París y del Convenio de Viena, auspiciado por la OCDE y la AIEA, con el objetivo de unificar ambos regímenes. Este protocolo avanza en la armonización, pero todavía persisten diferencias intrínsecas entre ambas regulaciones, tanto en términos conceptuales como financieros.

En suma, la protección de las víctimas de accidentes nucleares, las obligaciones de los operadores nucleares, transportistas, aseguradoras, reaseguradoras y autoridades públicas se encuentran reguladas por un mosaico de distintos ordenamientos legales:

(i) responsabilidad ilimitada de determinados operadores mientras que la de otros está limitada.
(ii) los seguros de los operadores difieren tanto en la cobertura como en las primas, y
(iii) la obligación de compensar a las víctimas de accidentes nucleares difiere tanto en los daños cubiertos como en las cantidades a satisfacer.

La reciente Directiva 2004/35/CE sobre responsabilidad medioambiental no clarifica nada en este sentido, pues excluye expresamente los daños nucleares.

Fecha de publicación: 
Mié, 2 Dic 2009