Skip to Content

Winter Review and Summer Outlook Report 2010 - An Overview of System Adequacy

Informe preparado a nivel europeo que presenta el resumen de los balances nacionales o regionales entre la generación eléctrica prevista y la demanda de pico sobre una base semanal para el período invernal desde el 1 de junio hasta el 30 de septiembre de 2010. Se combina éste análisis con una revisión del pasado invierno. Los resultados se basan en los datos recogidos y la información disponible por los TSOs miembros de ENTSO-E en abril de 2010.

En condiciones normales, no se prevé ningún acontecimiento crítico durante el próximo verano. En general, y para las diferentes regiones, se considerado adecuado el balance entre generación y demanda.

En condiciones normales, algunos países pueden depender de las importaciones en determinados períodos (como Grecia durante la segunda mitad de junio, julio y la primera mitad de agosto; y Hungría durante los 4 meses del período considerado).

Bajo circunstancias severas, como elevadas temperaturas y olas de calor, el análisis muestra márgenes reducidos de fiabilidad y posible situaciones de tensión para algunos países.

Este es concretamente el caso de Francia, donde en junio, julio y septiembre se precisarán importaciones de unos 4.000 MW; Chipre en las semanas 30 y 31 (donde los márgenes de operación serán mínimos); Alemania en julio y agosto; Italia en la semana 35; Hungría todo el verano; Grecia en el período de dos meses ya señalado; Montenegro desde la semana 27 a la 39, por las importaciones adicionales previstas; Polonia en junio-julio; Portugal en las semanas 27 y 34, con los márgenes de reserva en niveles mínimos, pero sin riesgo para el sistema; y Eslovaquia en las semanas 36 a 39.

Las principales situaciones críticas idetificadas para el próximo verano tienen que ver con las condiciones de viento y sus efectos sobre las redes de transporte y la interconexiones entre países, los problemas de refrigeración en plantas térmicas y nucleares, especialmente en el caso de elevadas temperaturas, y la reducción de la generación nuclear o con combustibles fósiles para ajustarse a requerimientos medioambientales.

El desarrollo de las redes de transporte y el refuerzo de la red en algunos países ha mejorado la seguridad del suministro eléctrico respecto a los años anteriores.

La revisión del período invernal, de diciembre de 2009 a marzo de 2010, muestra que no habido mayores problemas de adecuación del sistema durante el pasado invierno, a pesar de las severas condiciones de temperatura en Europa. El principal riesgo identificado para la mayoría de los países era la sensibilidad de la demanda a las bajas temperaturas. El invierno de 2009/2010 se ha caracterizado por las temperaturas muy bajas, con frecuentes olas de frío que ha causado condiciones climatológicas mucho más duras que las previstas. Diciembre y enero han sido los meses más duros en la mayoría de los países. En algunos el pasado invierno ha sido el más frío en muchos años (desde el invierno de 1978/79 en Gran Bretaña).

Por parte de la generación, la indisponibilidad de plantas nucleares en algunos países (por ejemplo Bélgica, Francia o Suecia) incrementó severamente, mucho más allá de los previsto, la dependencia de las importaciones.

Los incidentes técnicos, las tormentas y los acontecimientos inesperados se desarrollaron sin poner en peligro la seguridad del sistema en Europa.

Excepto en los países nórdicos, donde el paso invierno fue seco, se esperan condiciones favorables de potencial hidráulico en casi todos los países, debido a las elevadas precipitaciones durante el invierno.

Los efectos de la crisis económica persistirán durante el año 2010, pero se registran algunas señales positivas de crecimiento de la demanda eléctrica en algunos países, como Italia o Hungría.

Fecha de publicación: 
Mar, 1 Jun 2010