Skip to Content

Energy company strategies in the dynamic EU energy market (1995-2007)

Este documento aborda el entorno incierto y crecientemente complejo en el que tienen que operar las compañías energéticas de la UE desde que comenzó el proceso de liberalización.

Los autores sostienen que algunas cuestiones como la saturación del mercado o la preocupación sobre la seguridad del suministro, fueron escasamente tenidas en cuenta cuando se diseñaron las nuevas reglas del mercado. Más aún, dichas reglas fueron diseñadas como "café para todos", no considerando los diferentes puntos de partida entre los países miembros de la UE. Esto ha dado como resultado algunas incongruencias entre lo que realmente pretendía la política y lo que realmente se ha conseguido. Además, ha dejado escaso margen de maniobra a las compañías para explorar distintas estrategias.

El entorno cambiante en el que operan las compañías energéticas hace necesario reconsiderar las oportunidades de crecimiento existentes. Puesto que el mercado europeo ha alcanzado la fase de madurez (las tasas de crecimiento ya disminuyen), a las compañía les quedan, básicamente, dos oportunidades de crecimiento. La primera es crecer en nuevos marcados o, en otras palabras, convertirse en europeas dejando de ser compañías nacionales. Esto se viene practicando ampliamente en el sector energético europeo y ha conducido a la consolidación (mediante fusiones y adquisiciones), aumentando el tamaño medio de los agentes energéticos en Europa. La otra oportunidad es crecer con nuevos productos. La mayoría de las compañías energéticas europeas han elegido estar presentes tanto en el negocio del gas como en el de la electricidad.

Los grandes cambios que han conformado el sector energético de la UE son una combinación de un cambio de enfoque y de reglas de funcionamiento, y de cambios profundos en los mercados energéticos internacionales. La liberalización y la provatización cambian la organización del sector, pero también influyen en la distribucuón de riesgos y beneficios a lo largo de la cadena de valor. La aparición de mercados energéticos muy ajustados ha llevado a reenfocar las decisiones políticas y las estrategias corporativas de la competencia a la seguridad del suministro. En la UE, los distintos niveles de regulación, europea y nacional, la exposición asimétrica a la dependencia de las importaciones y las diferencias entre las estructuras organizativas pre-existentes de de los sectores energéticos nacionales, tenían que evolucionar hacia un sector energético mucho más homogéneo a lo largo y ancho de Europa. Las posibilidades de las compañías para responder a un entorno cambiante son diferentes. Esto se debe en parte a las características de la compañía, pero también al margen de maniobra en el mecado nacional. los gobiernos nacionales desempeñaron un papel muy importante en este complejo proceso de cambio, en primer lugar en la toma de decisiones a nivel europeo, pero también en el modo en que han trasladado los cambios a las realidades nacionales. Como consecuencia, por una parte, de la complejidad de cambiar la regulación de todo el mercado energético europeo y de lo lento de este proceso y, por otra parte, de los rápidos cambios en el sector energético internacional, las compañías han percibido el entorno regulatorio como incierto, lo que no siempre les ha permitido ser capaces de responder estratégicamente al cambio.

Fecha de publicación: 
Mar, 8 Jun 2010